• Seguramente si has empezado a vigilar tu dieta has oído hablar de las calorías vacías. Es un término muy manido, pero, sin embargo, no todo el mundo conoce exactamente a qué se refiere. Hoy te hablamos de las calorías vacías, de los alimentos que las contienen y de la importancia de evitarlos.

    En primer lugar comenzaremos definiéndolas. Denominamos calorías vacías a las presentes en aquellos alimentos que aportan mucha energía pero pocos o ningún nutriente. Es decir, con ellos ingerimos muchas calorías pero una mínima cantidad de fibra, minerales, vitaminas… Su abuso favorece, por tanto, el aumento de peso.

    Por poner un ejemplo práctico, beber un refresco puede suponer unas 140 kilocalorías, mientras que en el caso de un filete de ternera estas serán unas 270. Sin embargo, mientras que este último nos aportará nutrientes como vitaminas, calcio o hierro; el refresco no aportará nutrientes beneficiosos para nuestro organismo.

    ¿Qué alimentos contienen calorías vacías?

    Algunos de los alimentos y bebidas más comunes que contienen calorías vacías son:

    • Alcohol. Las bebidas de mayor graduación alcohólica nos aportan mayor cantidad de calorías. Por ejemplo, una copa de vodka nos aporta 300 kilocalorías, las mismas que, por ejemplo, un plato de noodles con verduras y langostinos. La cerveza y el vino son las únicas bebidas alcohólicas que si aportan nutrientes además de estas calorías vacías.
    • Refrescos. Como comentábamos en nuestro ejemplo anterior, los refrescos son una clara muestra de estas calorías vacías. Básicamente aportan azúcar a nuestro organismo y muchas veces no somos conscientes de la cantidad de azúcar ingerido al tomar únicamente una lata. Es mucho más saludable cambiarlos por zumos naturales, infusiones…
    • Salsas precocinadas. Las salsas precocinadas suelen contener muchos azúcares y grasas. Resulta muchísimo más saludable aprender a cocinarlas y añadir a nuestros platos aquellas de elaboración propia.
    • Bollería industrial. La mayoría aporta a nuestro organismo una gran cantidad de azúcares y grasas saturadas. No son saludables y suponen un altísimo contenido en calorías.
    • Zumos envasados. Siempre es más recomendable tomar la pieza de fruta o hacer el zumo en casa. Sin embargo, si apetece un zumo industrial hay que recurrir a aquellos que no cuentan con azúcares añadidos. Es importante fijarnos bien en la etiqueta de los zumos, pues muchos de ellos incluyen una alta cantidad de azúcar poco beneficiosa e innecesaria.
    • Snacks. Suelen aportar sal, grasas y calorías, frente a muy pocos nutrientes. Por ello no es beneficioso consumirlos habitualmente.
    • Azúcar. Además del azúcar que tomamos con, por ejemplo, el café o las infusiones, ingerimos bastante más a lo largo del día en productos preparados. Es recomendable sustituirlo por, por ejemplo, azúcar moreno o stevia.

    Etiquetas: , , , ,

El sitio web www.feda.net utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal.
Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Encontrará más información en nuestra Política de Cookies
Modificar su configuración

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar