• aerobic-recreativo

    El aeróbic convencional tiene como principal objetivo el entrenamiento cardiovascular. Sin embargo llega a ser educativo y recreativo cuando sus objetivos y su metodología se acercan a la expresión, al juego y a la recreación alejándose del acondicionamiento físico como principal objetivo. Esto no significa que no trabajemos elementos psicomotores y cualidades físicas que nos permitirán alcanzar objetivos de acondicionamiento físico bastante importantes, sino que se pretende conseguir unos objetivos más educativos que nos conduzcan a la participación, el divertimento, la cooperación… contribuyendo al desarrollo integral del niño/a que es el fin último.

    Así, intervendremos de manera discreta e inteligente y siempre divertida. Ofertaremos juegos activos y motrices y una variada educación rítmica. A través del juego, el niño se introduce en un mundo todo lo apasionante que queramos presentárselo. Tampoco exigiremos demasiada técnica de trabajo, pero controlaremos en todo momento que no adopten posturas lesivas o viciadas.

    Si ampliamos esta breve guía de orientaciones generales a la hora de trabajar con niños/as, podemos plantear las siguientes sugerencias metodológicas:

    • Presentar la actividad de forma fácil y entendible, evitando parar a dar explicaciones tediosas en la medida de lo posible para no dispersar su atención y concentración.
    • Conocer las características propias de cada edad a la hora de programar las actividades y hacerlas atractivas según la franja de edad en la que nos movamos.
    • Los/as niños/as no son adultos pequeños/as, tienen necesidades diferentes a ellos. Por tanto una sesión dirigida a la población infantil nunca será igual a una sesión con adultos. Utilicemos una metodología u otra, el trasfondo siempre será lúdico.
    • Intentaremos parar lo menos posible evitando los ‘tiempos muertos’, con el objetivo de no favorecer la desconcentración y la pérdida de atención.
    • En una composición coreográfica progresaremos de lo fácil a lo difícil, de movimientos simples a complejos.
    • Potenciaremos situaciones de creatividad y expresividad en los juegos y bailes.
    • Introduciremos el juego para facilitar el aprendizaje y evitar la mecanización excesiva de los movimientos. No hay que olvidar, por otro lado, el alto valor educativo del juego, que aprovecharemos para nuestra disciplina. Deben ser lo más participativos posible intentando no resaltar el elemento competitivo y sí el elemento de participación e interrelación de la actividad jugada. Es posible introducirlo en cualquier parte de la sesión, escogiendo el más adecuado para el momento (animación, ritmo, cooperación, vuelta a la calma, agilidad…). Es importante tener en cuenta también que el juego no debe ser cerrado y dejarlo siempre abierto a la creatividad del niño. Introducir juegos en un sesión de ‘aeróbic recreativo’ no significa reproducir una clase de Educación Física del colegio. El objetivo a alcanzar y el alumnado con el que trabajamos justifica su inclusión.
    • El monitor se convierte en un animador que procurará la participación máxima y el protagonismo del alumnado.
    • Muchas veces utilizaremos gestos significativos (que pueden ser los del aeróbic convencional) ya que la música puede estar alta y dificulta la comunicación verbal.
    • Utilizaremos los diferentes estilos dancísticos para ir transformando los diversos movimientos en pasos con estilo propio. Ganaremos en variedad y riqueza de propuestas. La música es uno de los elementos motivadores más importantes; de ahí que se valore su variedad. Huiremos de músicas de gran dificultad eligiendo ritmos fáciles y marcados. En general, podemos beneficiarnos de discos con temas mezclados para formar frases musicales de 8 beats agrupados en bloques de 32 tiempos o utilizar temas conocidos tal y como aparecen en el mercado discográfico.
    • La sesión puede durar en torno a los 45 minutos. Si en un Centro deportivo o colegio la clase dura una hora, no tengamos miedo a ‘perder’ 15 minutos al principio o final de la misma para charlar con nuestros alumnos. Seamos humanos y cómplices, sin olvidar que el sentido del orden debe estar presente en cualquier momento del proceso.
    • La programación de nuestras sesiones se verá influida muchas veces por los márgenes de edad del alumnado. A veces trabajaremos con grupos de edad demasiado heterogéneos. Por ello realizaremos subdivisiones, ya sea por edad o por nivel de desarrollo psicomotriz, o bien buscaremos actividades que se puedan aplicar a los/as niños/as de diversas edades.

    En resumen, teniendo como soporte una música motivadora crearemos un cóctel con multitud de ingredientes: educación rítmica, coordinación, cualidades físicas básicas, movimiento creativo, autoestima, compañerismo, etc. dando lugar a una experiencia refrescante que parte del aeróbic, de otras disciplinas semejantes  y de la recreación: el aeróbic recreativo.

    Miguel Vidigal

    Maestro especialista en Educación Física.

    Técnico superior FEDA en fitness acuático.

    Técnico superior FEDA en actividades dirigidas con soporte musical.

    Autor del libro: Jugar con el aeróbic. Manual de aeróbic infantil. Ed. Bubok.com

    Compartir en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

    Etiquetas: , , , ,